Practiquemos regularmente el ejercicio de distanciarnos de lo "normal" para analizarlo. Vista de lejos, la normalidad no parecerá tal. Miremos críticamente la sociedad, así nos daremos cuenta de que nuestro mundo - tal y como lo conocemos- es un absurdo y está de cabeza... pero podemos cambiarlo.

17 may. 2012

sobre los funerales

tras los funerales, reflexiono espontáneamente sobre la pobre y triste historia de las letras mexicanas, en la que orgullosamente no me incluyo por falta de méritos. Su abuelo vitalicio: Ponchito Reyes; su emperador máximo, Octavio Paz con viejas cortesanas abanicándole a la Nalgador Sovo, más el sub, apenas ayer ido, Carlitos, y el organizador y democratizador desde los suplementos culturales, Fernando Benítez con toda su prolífica prole, empezando por Monsiváis, pasando por José Agustín, Vicente Leñero y Elenita, para terminar en el jovenazo Juan Villoro (el tal Xavier ya es producto de firmas trasnacionales y heredero de Letras Libres, la otra vertiente) ...

Mmmmm, ni hablar: de las mafias más implacables a nivel mundial, según decía Mario Benedetti y repetía por experiencia Roberto Bolaño.

No hay comentarios: