Practiquemos regularmente el ejercicio de distanciarnos de lo "normal" para analizarlo. Vista de lejos, la normalidad no parecerá tal. Miremos críticamente la sociedad, así nos daremos cuenta de que nuestro mundo - tal y como lo conocemos- es un absurdo y está de cabeza... pero podemos cambiarlo.

8 may. 2012

trabajo asalariado

podrá ser el infierno de ser mandado y renunciar a uno para ser usado por el que paga, pero cuando el hijo regresa a casa y avisa que consiguió el empleo, la madre, después de un silencio en el que entrelaza las manos, exclama: ¡bendito sea Dios!


No hay comentarios: