Practiquemos regularmente el ejercicio de distanciarnos de lo "normal" para analizarlo. Vista de lejos, la normalidad no parecerá tal. Miremos críticamente la sociedad, así nos daremos cuenta de que nuestro mundo - tal y como lo conocemos- es un absurdo y está de cabeza... pero podemos cambiarlo.

31 ago. 2012

Nuestra postura ante el nacimiento de las FaS y la crítica del Periódico Madera


Las Fuerzas armadas del Sur (FaS) concluyen después de que el Poder Judicial declaró a
Enrique Peña Nieto el vencedor de las elecciones presidenciales del 2 de julio que en México están cerradas las vías pacíficas de lucha, aunque matizan después en un segundo comunicado al reconocer la batalla comprometida que en cualquier lugar y de cualquier modo desplieguen los mexicanos en contra del gobierno usurpador y corrupto del PRI, gobierno militarista al servicio de los grandes monopolios y de la explotación del pueblo de México, heredero de la guerra de Felipe Calderón, según lo califican.

Para las FaS se trata de restablecer con la fuerza de las armas la constitución de la República.

Rebasa pues por la izquierda en el terreno programático el nuevo grupo armado revolucionario a todos aquellos del movimientismo radical que ponen en su estrategia realizar una Asamblea Constituyente para nombrar presidente legítimo...
Tenemos pues que el nacimiento de las FaS y de otras agrupaciones que proliferarán como hongos en días lluviosos en la nueva situación política obliga hoy mismo a Andrés López Obrador a declarase simpatizante y defensor de estas iniciativas si no quiere ser suprimido políticamente por la marcha de los acontecimientos.
El nacimiento de las FaS se presenta, por lo que toca a la forma de lucha, como negación práctica del pacifismo a ultranza del lópezobradorismo y el neo-cardenismo, aunque esta organización no rebase hasta el momento el discurso liberal republicano y, entonces, coincida estratégicamente con aquellas fuerzas.
Como se ve, se abre una situación compleja e interesante en el escenario político, un momento que supera a todo lo anterior en cuanto a las posibilidades  de que se produzca una derrota política sobre la pequeña-burguesía democrática que condujo a la izquierda mexicana desde la Convención de Aguascalientes: nuestra izquierda convencionalista…
Nosotros no coincidimos con la sustancia republicana de los llamamientos de las “Fuerzas armadas del Sur” porque para nosotros no se trata de reinstaurar la república democrática que se basa en la propiedad privada de los medios de producción y la “libre” competencia entre los dueños de mercancías (algo por lo demás verdaderamente utópico) sino de instaurar la dictadura del proletariado para la construcción de una sociedad comunista en donde el trabajo asalariado sea abolido. Por otro lado, nos preguntamos: ¿“Fuerzas armadas del Sur”? ¿De qué Sur? ¿Sur desde la frontera del Río Bravo? ¿Desde Chicago? ¿Sur Puebla-Oaxaca-Guerrero-Chiapas-Guatemala-Colombia?
Pero aún después de subrayar nuestras diferencias estratégicas con las FaS, no podemos coincidir con el análisis del Periódico Madera cuando endilga el calificativo de “oportunistas”  a estas fuerzas por el hecho de que pretenden pelear con las armas un derecho electoral, como si estas dos formas estuviesen reñidas por principio una contra la otra.
Para las FaS la lucha armada que ahora inician implica la negación de la lucha política en los espacios legales que van quedando en el Estado de Emergencia, lo cual es un error que implica renunciar a dar la batalla por la vida y la justicia social en todos los espacios de la reproducción social: así en los centros de trabajo como en la zona de habitación y en la casa, a las horas del transporte y en el uso del espacio urbano, también con la ley en la mano… Otra cosa es que la militarización y el Estado fascista nos obliguen cada vez más a organizarnos clandestinamente (no necesariamente armados) y al margen de la legalidad…
En el extremo contrario, e igualmente errónea, está la postura del Periódico Madera, para la cual no es posible defender con las armas el voto, olvidando así, nada menos, que ese fue el origen de las FARC en Colombia cuando el “Bogotazo” contra el fraude electoral en 1949 y el asesinato de Jorge Eliecer Gaytán?
Pensamos que no es posible, ni conveniente desde el punto de vista táctico, llamarle “oportunista” a un grupo armado por el hecho de que apenas ayer confió en ganar el gobierno con los votos. ¡No!, en todo caso se puede llamarle desengañado y explicar las causas de su desengaño por falsas ilusiones que habría que corregir, pero la revolución se alimentó histórica e invariablemente también de millones de desengaños… Incluso podríamos hablar de que fue hasta hoy un recorrido habitual en ciertos momentos de crisis social del liberalismo radicalizado.
Lo más importante en el surgimiento de estas fuerzas es que expresan nítidamente el estado de ánimo de las masas explotadas (asalariadas o no) y de muchos capitalistas que en coyunturas anteriores fueron víctimas de los procesos de centralización de capital y los monopolios. También ahí tendremos que desplegar nuestra lucha ideológica y organizativa quienes estemos comprometidos en serio con una revolución proletaria.

No hay comentarios: