Practiquemos regularmente el ejercicio de distanciarnos de lo "normal" para analizarlo. Vista de lejos, la normalidad no parecerá tal. Miremos críticamente la sociedad, así nos daremos cuenta de que nuestro mundo - tal y como lo conocemos- es un absurdo y está de cabeza... pero podemos cambiarlo.

6 sept. 2012

A los que ya no son

A Edmundo, Armando y Tomás, que no lograron pasar de los 65 años y dejaron de existir… al joven aquel de 33 que una vez que llegó a la meta -el domingo pasado en el zócalo- el corazón ya no resistió más y dejó de funcionarle para siempre… a todos los que a diario son asesinados por éstas mafias del capital que aún tenemos sobre nosotros… y en especial a los caídos, a los camaradas que han muerto en la batalla por nuestras ideas… a todos ellos que ya no son, desde aquí, desde la vida,  les digo – si existiera la posibilidad de que me escucharan o me leyeran- que éste nuevo mes de Septiembre, en el hemisferio norte, ha sido especialmente caluroso y bello en ésta hermosa ciudad, que siento mucho que ya no puedan disfrutar de la respiración, que su muerte me hace pensar en el vacío y me estremezco de alegría al existir y saberme viva, que me da fuerza el recordarlos para seguir, segundo a segundo, aprovechando el ser, que las cosas por acá siguen de locura, el mundo cada vez más a punto de estallar de absurdo, que la irracionalidad invade cada rincón de la vida humana como resultado del dominio del capital, pero que existimos algunos que nos comprometemos a luchar hasta nuestro último aliento por lo que creemos y que seremos capaces de no vendernos por unos cuantos privilegios, que no dejaremos de indignarnos y encabronarnos por las atrocidades que a diario se cometen en el mundo por parte de los agentes o personificaciones del capital, y que buscamos a diario la mejor manera de asestar un golpe mortal contra el sistema que rige la vida humana hasta ahora… les digo que algunos luchamos también porque sus muertes pudieron haber sido evitadas y quizá podrían estar aún aquí disfrutando del sol – que aún sale para todos… y que - si pudieran extrañar- , les aseguro que ahora extrañarían el viento que genera la llegada del siguiente carro del metro que viene aprisa avisando su llegada a los que lo esperan en el andén, extrañarían el olor a camote y plátanos endulzados que desprende el antiquísimo carrito del viejo que vende cerca de Pino Suárez, extrañarían el verde intenso de las plantas que por las lluvias y el calor se encuentran en su esplendor, al igual que las flores y frutos que adornan las calles, parques y casas, extrañarían el viento ligero y refrescante del ocaso que anuncia la entrada de la noche, con su luna resplandeciente y bella.  En resumen, les aseguro que aún existe la vida, la humanidad y la esperanza… aún en medio de éstas oscuras tinieblas que nos rodean, de las masacres diarias que se cometen en muchos lugares del planeta, del diario recuento de descuartizados regados por todo el territorio mexicano, del sufrimiento y la opresión que el capital le impone a la humanidad, porque mientras exista la resistencia y la lucha contra el sistema que nos oprime, seguirán brillando intermitentemente chispas de la luz de la libertad…

No hay comentarios: