Practiquemos regularmente el ejercicio de distanciarnos de lo "normal" para analizarlo. Vista de lejos, la normalidad no parecerá tal. Miremos críticamente la sociedad, así nos daremos cuenta de que nuestro mundo - tal y como lo conocemos- es un absurdo y está de cabeza... pero podemos cambiarlo.

1 oct. 2012

ya no están mis botas de macho tiradas en tu habitación

pues hoy los amarillos de los tanques de gas en la azotea me parecen, a trasluz, vistos tras los tendederos, más intensos que otros días, con la misma sensación de igual textura que aquellos que yo pasé con la abuela bordeando Guanatos hacia el lago de Chapala, el penal de Oblatos, penal de mis penares de colorido desangrar tuna y pitaya con aroma a lima.


los saltos cualitativos cristalizan en sujetos de-generaciones en eslabón y en el mínimo pestañeo los estudiantes se extrañan del maestro.

¿la irracionalidad de la vida tiende a una estructura, a leyes reguladoras que determinan la forma?

mas cuando brota la alegría al modo de un geiser con forma y figura de relincho al cabalgar, no toca para entrar, y se escurre por resquicios y ventanas sin rastros de culpa. Desde hace una década mis textos fueron inspirados por ella. Seguí por ella, ahí donde anduvo, la busqué. Quería mirar debajo de su larga falda, amarilla como los tanques de gas. Hoy grita debajo de mi y siento miedo.



No hay comentarios: