Practiquemos regularmente el ejercicio de distanciarnos de lo "normal" para analizarlo. Vista de lejos, la normalidad no parecerá tal. Miremos críticamente la sociedad, así nos daremos cuenta de que nuestro mundo - tal y como lo conocemos- es un absurdo y está de cabeza... pero podemos cambiarlo.

11 may. 2011

descolgado

llegó una niña a mis manos
y me dijo:
"la revolución es un mito
y yo, soy tu carne".

me daba por llorar en ese entonces
por decirme: "no chilles,
ponte tus huevitos".

pero también eso fue ayer
y hoy son los ecos.

"nomás acuérdate...",

decía mi carnal,

uno que murió por pasadito...

No hay comentarios: