Practiquemos regularmente el ejercicio de distanciarnos de lo "normal" para analizarlo. Vista de lejos, la normalidad no parecerá tal. Miremos críticamente la sociedad, así nos daremos cuenta de que nuestro mundo - tal y como lo conocemos- es un absurdo y está de cabeza... pero podemos cambiarlo.

9 may. 2011

del diario de 1 chichimeka

Desde el piso 25 del Extrañamiento, el trino de los gorriones suena a estridencia, agua sobre cubiertos (trinches) y las cubetas jabonosas que se deslizan cuando las sartenes re-baten y las rejas, en su chocar, sueltan efes; si a ello se agregan los gritos de los niños siempre niños en los cubos del vecindario.

Estoy como a 300 metros de altura sobre el nivel del jueves. Y acaso pronto debo de saber, por mi propio bien, si es profundidad o es altura. Ja, ja. Pues al vértigo de un aguilucho se alterna la reserva contenida del Rey Topo, ese aullar de los mudos que tragan saliva. Igual que 1 línea en la carretera... O sea, una liga:

Amar es el intento de siempre
Renacer hasta la última lágrima
Temblor en la tatema
y el toque del cajón que percutiera;
ese estar en la cuerda suspendido
mala-bareando en el abismo de lo incierto
con la inexpropiable algarabía
de construir vuelo:
En la fiebre del techo
cabalga la sombra.
Y Ella anuncia crisálidas de alas próximas.


No hay comentarios: