Practiquemos regularmente el ejercicio de distanciarnos de lo "normal" para analizarlo. Vista de lejos, la normalidad no parecerá tal. Miremos críticamente la sociedad, así nos daremos cuenta de que nuestro mundo - tal y como lo conocemos- es un absurdo y está de cabeza... pero podemos cambiarlo.

13 may. 2011

sobre "la guerra fallida"

Hoy, día de paga, en una fábrica cualquiera del norte de la ciudad, el pagador se hizo el huidizo. Y si a mi me viene alguien en este momento con que hubo atrás un error sintáctico, gramatical, pus bueno, nomás lo invito a que visite la Escuela Superior de Música en Fernández de Leal (Coyoacán) para que mire la placa de Silvestre --que no hubo otro-- donde podrá saberse el punto de vista de Revueltas respecto de estas cosas:

Desde el punto de vista técnico musical no puedo decir nada, porque no me interesa. Algunas personas de buen humor dicen que tengo técnica; otras, de mal humor, que no. Deben saberlo mejor. (Silvestre Revueltas, a propósito de Esquinas).

Y pensar que un pestañeo nos puede llevar del castillo a la arena. Un manubrio predestinado a la deriva, montado en patines.

(aquí los golpes de pecho)

Ese mismo pestañeo nos distrajo de nuestra cuestión relacionada con el pagador que huye de su sitio de trabajo a la hora de la paga. Práctica perredista por excelencia, o sea: la izquierda ingresa al mercado, nueva burguesía que hace sus ganancias gracias a la fe que genera en los ilusos la idea de una transformación democrática en el futuro, "por la vía legal y pacífica". Si el militante de izquierda exige sus derechos como trabajador ante los gobernantes de su partido, entonces le hace el caldo gordo a la derecha. Así, en esa lógica, si uno no se convierte al calderonismo, apuntala en la práctica al viejo PRI. ¡Y con esa lógica se exige lógica!...

Prácticas, la del pagador dado a la fuga, que la burocracia gubernamental no conoció hasta ahora, pero que ha orillado al paro a los trabajadores, maestros y estudiantes de las preparatorias del Distrito Federal.

No creo en aquellos que se lamentan porque la "guerra contra el crimen organizado" ha sido una guerra fallida. Basta ver cómo despelucan los banqueros (en cajas automáticas y cajas de a de veras) a los incautos que realizan transacciones centralizadas en sus manos. Cacería de indocumentados, esclavitud, coños mercancía, ganancias a pasto con precios de monopolio.

¿Quién decía que la Historia nunca retrocede? La "guerra contra el crimen organizado" sí que ha resultado todo un éxito para los que la financian. Para los grandes capitalistas y su tripartismo íntegro. Hablar de otro modo es hacerle al filisteo, de plano. "La guerra que sí podría ser exitosa mediante el empoderamiento del Estado, de este Estado".

--Y en este marasmo de mercancías, yo ya no le pido a Dios que se me pare sino salir de la ratonera --vocifera en alta voz un ciencuentón en la cantina La Flor Asturiana, mientras su compa, uno más anciano, mira a las muchachas.

Y yo no atinaba sino en solo pensar en ella. Había sido cristalina y a partir de su conducta y de sus dichos llegué a la conclusión de que si yo era capaz de deshacerme de todo mi presente en una pestaña era, simplemente, según su lógica, porque yo no amaba.

"Nomás eso me faltaba", me dije, y seguí andando.

¿Y sobre el fin del aire? Pues mire ahí nomás en nuestra sección de fotogradías.


No hay comentarios: