Practiquemos regularmente el ejercicio de distanciarnos de lo "normal" para analizarlo. Vista de lejos, la normalidad no parecerá tal. Miremos críticamente la sociedad, así nos daremos cuenta de que nuestro mundo - tal y como lo conocemos- es un absurdo y está de cabeza... pero podemos cambiarlo.

18 nov. 2011

¡No nos defiendas, compadre!

Donde cada empresa cuenta con su policía privada para cuidar por sus intereses propios contra todos los demás que son la competencia, ¿será posible detener el paramilitarismo?

Y una "policía comunitaria" de comerciantes ¿podría producir otra cosa que no fuera fascismo?

¿Podemos esperar ayuda externa proveniente de los mismos que impusieron con sus bombas el poder de los mercenarios en Libia y en Yugolsavia o en...?

Sólo la expropiación del capital por el proletariado organizado podrá sentar las bases para una República Amorosa.


http://www.eluniversal.com.mx/notas/809820.html

No hay comentarios: