Practiquemos regularmente el ejercicio de distanciarnos de lo "normal" para analizarlo. Vista de lejos, la normalidad no parecerá tal. Miremos críticamente la sociedad, así nos daremos cuenta de que nuestro mundo - tal y como lo conocemos- es un absurdo y está de cabeza... pero podemos cambiarlo.

19 nov. 2011

Egipto, entre dos revoluciones

Es muy posible que la subjetividad quebrada de la época resulte incapaz de percibir la unidad del todo, pero eso no significa que ésta no se despliegue ante nuestros ojos con la fría necesidad de la cosa.

En Egipto, por ejemplo, la revolución avanzó ya a una segunda fase y ahora cumple la tarea de destruir al ejército heredado del viejo régimen.

En Egipto la multitud aprendió en el transcurso de unos cuantos meses que cualquier tipo de democracia es imposible en tanto subsista el viejo aparato represivo de la dictadura.

De alguna manera la experiencia de la revolución ahí resulta semejante a la rusa con su revolución de febrero y octubre de 1917.

Desde principios de este año a la fecha, el pueblo egipcio ha vivido muchas experiencias que no dejaron nada de sus anteriores ilusiones por la potencialidad reformista de los milicos y sus buenos sentimientos.

En tanto, ahora se aprecia con claridad que el triunfo de la Clinton en Libia resultó pírrico pues no logró, ni logrará, la derrota política de la profunda revolución en el mundo árabe, incluyendo a Siria  y a Túnez, que muy probablemente seguirá la misma ruta que hoy sigue Egipto.

http://internacional.elpais.com/internacional/2011/11/18/actualidad/1321614144_560047.html

No hay comentarios: