Practiquemos regularmente el ejercicio de distanciarnos de lo "normal" para analizarlo. Vista de lejos, la normalidad no parecerá tal. Miremos críticamente la sociedad, así nos daremos cuenta de que nuestro mundo - tal y como lo conocemos- es un absurdo y está de cabeza... pero podemos cambiarlo.

5 mar. 2012

Hambre de excedente

La epidemia de la modernidad, según Marx, es el hambre de excedente, de trabajo ajeno expropiado por medio de su explotación, y el síntoma subjetivo de la valorización del valor --el dinero o valor sustantivado-- en el que las cosas y las virtudes naturales (el capital, la tierra y el trabajo) adquieren el don divino de crear plusvalía, esa relación social, al tiempo que construyen con su voz de ecos evanescentes a la masa genuflecta de adoradores.

No hay comentarios: