Practiquemos regularmente el ejercicio de distanciarnos de lo "normal" para analizarlo. Vista de lejos, la normalidad no parecerá tal. Miremos críticamente la sociedad, así nos daremos cuenta de que nuestro mundo - tal y como lo conocemos- es un absurdo y está de cabeza... pero podemos cambiarlo.

8 abr. 2012

Domingo de Resurrección

volví del parque aquella vez, de madrugada
como esa sombra que tú ves
arrugada al ras de lo irreversible.
ni el campanario del barrio curaba mis temblorinas
cuales metálicos adioses del alma
o miedo pavor a los puntos sobre las íes.



No hay comentarios: