Practiquemos regularmente el ejercicio de distanciarnos de lo "normal" para analizarlo. Vista de lejos, la normalidad no parecerá tal. Miremos críticamente la sociedad, así nos daremos cuenta de que nuestro mundo - tal y como lo conocemos- es un absurdo y está de cabeza... pero podemos cambiarlo.

25 abr. 2012

Nueva publicación del Colegio de México sobre el proceso revolucionario en el mundo árabe


El colegio de México acaba de publicar un libro titulado El pueblo quiere que caiga el régimen (Protestas sociales y conflictos en África del norte y en Medio Oriente. Luis Mesa, Coordinador).

Aparte de ser oportuna (algo inusitado en la academia), esta obra asienta tesis que abonan a la reflexión. Por ejemplo Gilberto Conde y José Carlos Castañeda Reyes, en sus respectivos ensayos, aportan elementos --en contra del desafortunado título del libro-- para sostener que, en efecto, en el norte de África y en el Medio Oriente se está viviendo un proceso revolucionario. Desde ésta óptica no es la conspiración del imperialismo yanqui la causa de la convulsión social, sino que ésta es el resultado de contradicciones internas en los regímenes de esa región, mientras que la invasión norteamericana y de la OTAN fue sólo la respuesta a los estallidos sociales.  La geopolítica yaqui comprendió la urgencia de actuar para evitar que esa revolución tome senderos inéditos, pero, según los autores del libro comentado, se observa cada día reducida su posibilidad de éxito estratégico en la zona si mantiene la alianza con el desprestigiado estado sionista de Israel. Con esta interpretación, los académicos del Colegio de México, aunque forcejeen de más para meter a esta revolución en el redil de la democracia occidental, se colocan por delante de aquellos marxistas-leninistas que insisten en explicarlo todo como una conspiración yanqui.  En los textos revisados también queda claro que lo sucedido en Túnez y en Egipto, así como en Siria, no puede limitarse a una revolución política,  sino que se trata también de una revolución social (y en los ensayos queda claro que Libia fue caso aparte). El conjunto de los textos de esta obra aniquilan también el mito académico sobre la imposibilidad de reducir al mundo islámico a los parámetros de la democracia o la lucha de clases (aunque nuestros autores , obviamente, eviten siempre hablar en éstos términos).

Entre tantos méritos, el gran defecto de la interpretación desde el Colegio de México estriba en su incapacidad de analizar el fenómeno de la revolución en Medio Oriente como la primera y más aguda expresión de la revolución mundial en el estado general de crisis actual. Sólo haciendo abstracción del proceso revolucionario en el otro lado del Mediterráneo (Grecia, España, Francia, Italia...) es que se podría pretender congelar el proceso revolucionario en el Magreb en una fórmula republicana.

No hay comentarios: