Practiquemos regularmente el ejercicio de distanciarnos de lo "normal" para analizarlo. Vista de lejos, la normalidad no parecerá tal. Miremos críticamente la sociedad, así nos daremos cuenta de que nuestro mundo - tal y como lo conocemos- es un absurdo y está de cabeza... pero podemos cambiarlo.

28 sept. 2012

De la guerra que Israel quiere contra Irán y de la socialdemocracia judío ruso-polaca


--No te confundas –indica R--, antes que asesorar al Pentágono, Gutman obedece al Mossad que, como tú sabes, es el aparato de inteligencia del Estado israelita…

Son largos los silencios de R, como si estuviera acostumbrado a la soledad y a hablar consigo mismo sin reparar en “el otro”, para su cotidianeidad inexistente.

--No tanto el Mossad como el Bund polaco judío del partido socialdemócrata ruso… --y aquí dibuja una risa de manicomio R mientras muestra su dentadura chimuela y se rasca con furia la espesa y enredada barba, cual de la banda de Antonin…--, ahí está el meollo…, nada menos. Ahí nacieron cerebros bien políglotas como el de Rosa Luxemburgo, Grossman, Rosdolsky… Lo más brillante del marxismo crítico del llamado leninismo… je-je-je… la socialdemocracia ruso-polaca… Luego, al finalizar la segunda guerra mundial, en 1945, llegaron a un compromiso con Inglaterra desde el gobierno del exilio, muchos millones se movilizaron en ese trasiego, pero los Gutman vinieron a dar a México, donde instalaron sus negocios (algunos de carácter intelectual) y echaron a funcionar su dinero… En los setentas,  el hijo del canciller --que luego se hizo él mismo canciller, jejejeje...-- penetró en las filas del Partido Comunista Mexicano bajo la aureola de haber consumado una tesis doctoral dirigida por el después célebre estrangulador de su señora, ji-ji, Louis Althusser… Se convirtió Gutman en el más severo y despiadado crítico del ideólogo y padre fundador del populismo moderno en México, Heberto Castillo… La revista Proceso cubrió aquellos acalorados debates que versaron sobre la política petrolera, o lo que es lo mismo sobre la mercancía petróleo en manos del Estado.

Ya abrió otra pausa el R, ¡ey!, ¡aquí sigo…!, inche R, está ido… Decido tener paciencia y me quedo mirando, de mientras, esa caravana de nubes que se agolpa fatalmente hacia la lluvia por el oriente, cuando el zanate se atraviesa como un relámpago sin batir sus alas y se pica en el precipicio (miramos desde lo alto del cerro)…

--Y tú sabes que el Gutman viene de “buen hombre”  --prosigue R--, eso quiere decir, ese es  su significado, sí, así era, pero el dinero convirtió a los judíos en sionistas y, jejeje, los Gutman siempre tuvieron su utopía en los kibutz de Israel, el socialismo sionista ese que no es otra cosa que un Estado teológico supertecnologizado que sirvió desde la posguerra a los intereses colonialistas de Estados Unidos en el mundo árabe.

Así que los Gutman, hoy, petróleo de por medio, jeje –continuó mordaz R--, azuzan al estado de Israel, lo apremian para que le haga la guerra a Irán antes de que este país fabrique su bomba atómica y de que Obama se reelija en los iunates, lo cual complicaría la situación a los halcones que claman por la guerra, a los Gutman de la antigua socialdemocracia judeo-ruso-polaca… ¡Los viejos "compitas"!, jajaja.

Al terminar, en una pausa larguísima de nuestro entrevistado, cojo la grabadora que me regaló la Lourdes como si fuera un tesoro preciado por las palabras que guarda, y me escurro  por las escaleras de caracol hacia mis lejanos rumbos. Lo de los Protocolos de Sión, que sé que viene, ya no me interesa.

No hay comentarios: