Practiquemos regularmente el ejercicio de distanciarnos de lo "normal" para analizarlo. Vista de lejos, la normalidad no parecerá tal. Miremos críticamente la sociedad, así nos daremos cuenta de que nuestro mundo - tal y como lo conocemos- es un absurdo y está de cabeza... pero podemos cambiarlo.

9 sept. 2012

Enseñanzas de la última crisis en Ciudad Nezahualcóyotl


Del pavor inducido en Neza hace dos noches por comandos fascistas al servicio del gran capital hay que extraer las conclusiones oportunas para saber cómo reaccionar desde la guerra popular frente a las nuevas modalidades de la guerra psicológica aplicadas por el terrorismo de Estado:
Primero, es obvio que el poder mundial del capital, junto al nuevo gobierno mexicano y sus brazos en los medios de comunicación privados iniciarán una ofensiva desde la censura para suprimir los espacios de comunicación de la resistencia en la RED y a todo lo que no se someta a su ética fascista.
La crisis en Nezahuálcoyotl demostró el poder colectivo de la red, así  como su infinitud de ojos y su carácter irreductible.
Desde hace años ese farsante de cantina de pueblo que es Porfirio Muñoz Ledo llamó en su programa de televisión a “regular” la información que corre por los flujos de internet. La forma “natural” comunista de internet es incompatible con el poder de la propiedad privada sobre los medios de producción y el trabajo vivo.
La crisis de Ciudad Nezahualcóyotl demuestra también que en las acciones de emergencia que se avecinan --cada vez más regularmente--, aquel que crea en las versiones oficiales del gobierno y las televisoras estará en peligro de perder valioso tiempo y su propia vida…
El movimiento comunista contra el capital que madura diariamente en los poros del mercado mundial debe considerar que la red en que se monta puede ser paralizada técnica y temporalmente –aunque no políticamente-- desde ciertos centros militares neurálgicos en coyunturas tales que signifique tiempo decisivo para definir una batalla; de ahí que sea central la tarea de crear las formas propias de comunicación irreductibles también a toda posible centralización (tardaron más de 24 horas en reconocer el asunto La Jornada, Carmen Aristegui, el #132 y las ong’s más progress) y los mecanismos políticos para impedir cualquier tentación de paralizar desde el centro.
La multitud en revolufia cultiva a diario la intuición de saber reconocer a sus jefes en cada coyuntura concreta. Así es como se guía.
En el proceso de revolución social, iremos del centro a la periferia, de la batalla definitiva contra el capital asociado hecho gobierno y sus ejércitos de fascistas y sicarios en las calles, fábricas y casas de la city hasta la pisoteada y vejada y violada y descuartizada Ciudad Juárez.

No hay comentarios: