Practiquemos regularmente el ejercicio de distanciarnos de lo "normal" para analizarlo. Vista de lejos, la normalidad no parecerá tal. Miremos críticamente la sociedad, así nos daremos cuenta de que nuestro mundo - tal y como lo conocemos- es un absurdo y está de cabeza... pero podemos cambiarlo.

24 sept. 2012

nuestra postura frente a la reforma laboral


He aquí, en general, nuestra postura ideológica en el debate que se despliega hoy ante la inminente aprobación de las “reformas laborales” en el cuerpo legislativo:

1.- No podemos marchar junto a la posición de la izquierda populista que sólo dice ¡No! a las reformas porque comparte de cabo a rabo la anacrónica ideología constitucionalista del Estado- Nación como campo de reconciliación entre las clases sociales antagónicas.

2.- Rechazamos tajantemente también las propuestas hegemónicas del PRI y el PAN ya que sólo buscan fijar mejores condiciones de “competitividad”, lo cual sólo quiere decir que se incrementará la explotación del capital sobre los trabajadores y se suprimirán los pocos espacios de libertades democráticas de que gozan aquéllos todavía dentro de sus organizaciones gremiales y sindicales.

3.- Defendemos en cambio una idea de reforma laboral democrática en la que, en lugar de tratar a los trabajadores como un costo del capital se les considere como la fuente de toda creatividad y de toda plusvalía, una reforma teórica de la ley en donde quede establecido sin ningún tipo de eufemismos que lo que ella regula es, nada menos, uno de los espacios principales en donde se despliega la lucha entre los intereses antagónicos de clase.

Una reforma tal tendría que guiarse por el siguiente norte: que el incremento de la productividad resultara en beneficio del trabajo social y no de un puñado de monopolistas. Más salarios con jornadas más cortas, etc.

Una reforma tal buscaría pues sentar las bases de una sociedad más segura, pero sobre todo en la que sus contradicciones antagónicas se pueden enfrentar por la vía legal y política. También una sociedad en donde la mayor productividad se expresa en la riqueza y abundancia del tiempo libre  para la pura creatividad de los productores directos.

Pero para realizar una idea así –la única realmente existente hacia la construcción de un partido proletario--, hace falta la organización de los trabajadores en lucha hoy por sus derechos, lo cual abre posibilidades de establecer alianzas con los viejos sindicatos que se movilicen…

No hay comentarios: