Practiquemos regularmente el ejercicio de distanciarnos de lo "normal" para analizarlo. Vista de lejos, la normalidad no parecerá tal. Miremos críticamente la sociedad, así nos daremos cuenta de que nuestro mundo - tal y como lo conocemos- es un absurdo y está de cabeza... pero podemos cambiarlo.

21 may. 2011

del peso "leve" de la ausencia

Sólo su cuerpo hoy
podría transportarlo a una genuina alegría,
pero su cuerpo hoy no es
sino un fantasma en el tacto.

Su alegría es provisional,
y en gran parte falsa.
Lo mismo podría ser un eco.
Un eco de fantasmas.

Lo mismo con su voz y con sus gestos:
Cero despertares.
O, mejor, con despertares deletreando.


No hay comentarios: