Practiquemos regularmente el ejercicio de distanciarnos de lo "normal" para analizarlo. Vista de lejos, la normalidad no parecerá tal. Miremos críticamente la sociedad, así nos daremos cuenta de que nuestro mundo - tal y como lo conocemos- es un absurdo y está de cabeza... pero podemos cambiarlo.

22 oct. 2011

el desarme de ETA y el fin del nacionalismo revolucionario en Occidente

No podía seguir existiendo el nacionalismo en armas luego de que la intelectualidad progre del mundo firmara el desplegado aquel "por un gobierno mundial del pueblo y para el pueblo" (ver Extrañamiento del 17 de octubre de 2011). ETA dejó de tener razones para existir en el mundo capitalista occidental y democrático justo en el momento en que es la propia Unión Europea la que peligra en su existencia, amenazada cada día de crisis con fragmentarse y convertirse en añicos, grecias y esas cosas... Por un lado estamos ante la irreversibilidad del fin del nacionalismo revolucionario en Occidente; por otro, ante la reversibilidad de la unidad europea extranacional. Pero lo que parece una contradicción es en realidad un despliegue coherente y lógico: la hegemonía desplegada del mercado mundial también disuelve los bloques. Su poder centrífugo resulta ser el fundamento ontológico de las teorías del big bang.

No hay comentarios: